Conejo Habana

conejo habana
conejo habana

Historia y origen del conejo Habana

Aunque parezca que la raza de este conejo se originó en Cuba, el conejo Habana tiene su historia en Holanda, cuando apareció un conejo marrón en una camada de conejos holandeses a finales del siglo XIX. El precioso color de este conejo, inspiró a los criadores a desarrollar una nueva raza distinta. El nombre del conejo “Habana” es debido a que el color chocolate del conejo es similar a los cigarros cubanos de la ciudad de la Habana.

Años más tarde, en 1916, el conejo de la Habana fue enviado a los Estados Unidos y poco tiempo después fue aceptado por la ARBA. El conejo azul de la Habana fue aceptado en 1965, el conejo negro de la Habana en 1980 y el color roto de los conejos de la Habana fue aceptado hace unos años en 2008.

Colores y tipos dentro de la raza Habana

El conejo de Habana no tiene diferentes tipos dentro de la raza, ya que estos siempre han tenido unas características muy similares.

Dentro de la raza Habana, podemos diferenciar en la actualidad hasta 4 colores diferentes aprobados por la ARBA: el color chocolate, negro, azul y roto (es decir, una mezcla de colores como si fuera un dálmata).

Características del conejo Habana. ¿Cómo es su pelaje?

La raza Habana de conejos son de pelaje corto, suave y maleable que no necesita de un gran mantenimiento para mantenerse en unas condiciones óptimas. Con un cepillado suave una vez a la semana será más que suficiente para ayudar al poco desprendimiento de pelo de estos conejos. A partir de la primavera, es recomendable aumentar el cepillado a dos veces por semana.

Cuidados y requisitos básicos del conejo Habana

El conejo de la Habana no tiene ninguna peculiaridad que requiera de un cuidado específico de otras razas de conejos. Como cualquier otro conejo, estos necesitarán de unos cuidados básicos que habrá que seguir para mantener la salud de estos pequeños animales.

– Visitar un veterinario para programar visitas periódicas y controlar la salud del conejo. Si el animal presenta un cambio en su comportamiento es aconsejable acudir a un profesional para prevenir posibles enfermedades.

– Mantener las vacunas al día. Normalmente son anuales. Más información.

– Una jaula/recinto cuanto más grande mejor, donde el conejo se encuentre cómodo.

– Jugar o ejercitar al conejo por lo menos media o una hora al día.

¿Cómo debe ser el recinto, interior o exterior? ¿Pueden vivir en una jaula dentro de casa?

Puedes colocar la jaula o recinto tanto dentro como fuera de casa, siempre y cuando el conejo disponga de bastante tiempo fuera de ella para jugar, tomar el sol y estirar las piernas corriendo de un lado a otro.

Los recintos o jaulas interiores deben estar hechos de alambre y disponer de un lecho que se debe limpiar todos los días y cambiar al completo una vez por semana.

En cuanto a los recintos exteriores se refiere, deben estar localizados en zonas donde la temperatura sea de entre 18 ºC y 20 ºC. Los conejos son animales bastante vulnerables al frío y a los cambios climáticos. Exponerlos a temperaturas extremas puede ocasionar problemas respiratorios y otras enfermedades desarrolladas por el frío o el calor.

Dieta y alimentación. ¿Qué come la raza de conejo Habana?

Al igual que cualquier otra raza de conejo, el conejo de la Habana requiere una dieta alta en heno, alrededor del 70% de toda su alimentación. El resto de su comida, se compone entre gránulos, verduras de hojas verdes, frutas y algunas verduras. Es importante mirar con detalle que verduras alimentar a un conejo, ya que algunas de ellas (por ejemplo la lechuga iceberg) no incluyen una gran cantidad de nutrientes o vitaminas y contienen ládano, que puede llegar a ser dañino en cantidades grandes. También hay que tener cuidado con otras verduras como son las patatas, cebollas o puerros y con algunas frutas altas en azúcar.

¿Cuántos años viven los conejos Habana?

La raza de conejo Habana tiene una media de vida útil de 5 a 8 años. Si estos conejos reciben los cuidados necesarios y tienen la suerte de no padecer ninguna enfermedad peligrosa su vida puede alargarse varios años más.

Enfermedades y problemas de salud en los conejos Habana

Los conejos de la Habana no son susceptibles a ningún problema de salud en concreto, pero como cualquier otra raza de conejo, se recomienda tomar una serie de medidas a la hora de criar un conejo sano y feliz.

Dientes

Es muy importante revisar los dientes de un conejo al menos una o dos veces por semana para descartar un diente encarnado y para evitar que crezcan demasiado. La mejor manera para evitar que los dientes crezcan en exceso es que el conejo de Habana tenga una dieta adecuada con una gran cantidad de heno, ya que de forma natural conservará sus dientes al alimentarse.

Pelaje sucio / Flystrike

Es más frecuente sobretodo en conejo que viven al aire libre, ya que serán más susceptibles al ataque de moscas. El Flystrike es una infección muy dolorosa en la cual las moscas ponen sus huevos en la piel más cercana a las partes más sucias de un conejo. Para evitar el golpe de mosca, es importante revisar el conejo está sucio o las heces se han quedado pegadas a su pelaje. Además se tiene que asegurar que tanto el recinto como el pelaje del animal estén completamente limpios y respetar de forma constante los hábitos alimenticios que tienen que seguir estos conejos.

Esterilización

Algunos dueños de conejos han notado un cambio positivo en cuanto a la posible agresividad de sus conejos una vez han sido castrados. Sin embargo, la raza Habana no es conocida como un tipo de conejo hostil, por lo que la esterilización puede no afectar en nada a su personalidad.

Si decides castrar a tu conejo, se recomienda esterilizar estos animales una vez tengan entre 4 y 6 meses de vida.

Mi conejo Habana está sucio. ¿Cómo lo he de limpiar?

Es posible que a tu conejo se le hayan acumulado sus heces en su área íntima. Para poder limpiar esta zona, moja un poco de algodón o un bastoncillo con agua tibia. A continuación limpia todo el área con el algodón para retirar todos los restos de excreción.

Ten en cuenta que al realizar este procedimiento, es normal que el conejo se ponga nervioso y intente saltar al intentar limpiar la zona afectada. Así que probablemente necesitarás otra persona que te ayude a sujetar el conejo mientras limpias toda la suciedad acumulada.

Si la caca se ha acumulado desde hace mucho tiempo, es posible que necesites mucha más agua y un poco de jabón para limpiarlo bien. Sumerge la bola de algodón con agua y un poco de jabón y limpia con cuidado alrededor del ano del animal. Si utilizas jabón, es importante asegurarte una vez acabes de limpiar las partes íntimas del conejo, de no dejar ningún resto de jabón sobre su piel para evitar posibles irritaciones.

Cría y reproducción del conejo de Habana. ¿Se utilizan en el comercio de pieles o cómo consumo de carne?

La raza de conejos de la Habana está considerada como una raza peletera con una piel de fantasía.

El conejo Habana tuvo una enorme importancia a principios del siglo XX, ya que la demanda fue muy superior a la oferta y por la cantidad de razas derivadas de la misma a causa de los sucesivos cruces que se hicieron. Llegó un punto donde la demanda del conejo Habana fue tan grande que se dio poca importancia a la pureza de la raza, ya que la mayoría de cunicultores de la época simplemente querían hacerse con uno de estos hermosos ejemplares. Como resultado de estos imprudentes y consecutivos cruces, falsificaron completamente la raza primitiva del conejo Habana.

Actualmente resulta difícil encontrar estos conejos con su pelaje original que los caracterizó tanto hace unos años.

¿El conejo Habana puede ser una buena mascota? ¿Son animales domésticos?

Aunque el conejo de la Habana puede que no sea la raza más llamativa dentro de todas las razas de conejos, quienes la conozcan sabrán que son excelentes animales de compañía. Gracias a su tamaño mediano, el conejo de la Habana es ideal como mascota para familias con niños de todas las edades.

En general son conejos dulces y tranquilos, siempre y cuando dispongan de tiempo y espacio para socializar fuera de su jaula con su familia humana. Aunque no sea una raza muy enérgica, disfrutarán deambulando por todo el interior del hogar. Cuánto más tiempo se sientan a gusto cerca de sus familias, más cariñosos y juguetones se volverán estos conejitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *